El origen de Horta de San Joan hay que buscarla probablemente en un hisn o castillo islámico que pasó en 1165 bajo dominio cristiano. Casi desde el inicio, el castillo fue bajo las manos de los templarios y, al ser disuelta esta orden a inicios del siglo XIV, los hospitalarios.

Del castillo no se conserva más que un característico urbanismo ovalado que marca lo que debían ser los muros del castillo (calles de Mora Griega y de Grado) y los de la muralla exterior (calles del Bonaire y del Doctor Messeguer). A pesar de no haberse conservado ningún monumento importante, ésta es claramente la zona más antigua de la vila y perderse un rato por sus callejuelas resulta muy agradable.

La expansión natural del pueblo fue en dirección sur, siguiendo la misma cresta que llevaba al castillo. Al pie de este, se abrieron las Plazas de San Salvador y la Plaza de la Iglesia. A partir de esta última, tres calles paralelas que siguen la cresta y marcan la primera expansión de la población, probablemente a partir del siglo XIV (calles de Santa Ana, de Picasso y Bajo). Varios callejones transversales a los tres principales, y en muchos casos con escalas, permiten salvar el desnivel de la colina.

En la Plaza de la Iglesia encontramos un buen número de monumentos, empezando por la iglesia de San Juan Bautista, gótica del siglo XIV, de una sola nave cubierta por bóveda de crucería. El aspecto exterior, muy robusto debido a los contrafuertes laterales y a la maciza fachada, donde se abren sólo una pequeña puerta y un ojo de buey, contrasta en el interior con los largos ventanales apuntados del ábside. Junto a la iglesia se encuentra el Ayuntamiento de Horta de Sant Joan, renacentista del siglo XVI y con una forma muy cercana a las de los demás ayuntamientos de la zona: planta baja porticada con arcos de medio punto, planta principal con grandes ventanas y segunda planta con una galería de pequeños arcos de medio punto.

También en la plaza encontramos la Casa del Habanero, la Casa Colau, la Casa Pepo y la Casa Pascualet, todas de los siglos XIV-XVI, y todas ellas porticadas, dando a la plaza una aspecto muy característico.

Tras la plaza encontramos la Casa de la Comana o del Diezmo, edificio fortificado de época renacentista que servía de centro administrativo a los hospitalarios. La calle Picasso nos llevará al Ecomuseo del Puertos, visita imprescindible para quien quiera entender este ecosistema y entender la fauna y la flora en las excursiones por la zona. La calle de Abajo, girando a la derecha por la calle Hospital, nos llevará al antiguo Hospital, un edificio cuadrangular, muy macizo, de estilo renacentista con reminiscencias góticas y hoy sede del Centro Picasso de Horta. Aquí se rememoran las dos estancias de Pablo Picasso en el pueblo, en los años 1897-98 y 1909 respectivamente, para visitar a su amigo y compañero Manuel Pallarés.

En el municipio encontramos también el Convento de San Salvador, al pie de la montaña de Santa Bárbara, que merece una ascensión que nos llevará por los escombros de las antiguas capillas de San Antonio y Santa Bárbara. Siguiendo la montaña por el antiguo camino de Bot, pasaremos por la hermosa Torre del Prior, torre de defensa cuadrangular de origen medieval, y haremos hacia Las Ollas, sobre el río Canaletes, una de las zonas de baños más conocidas de la región.

Qué más visitar en los alrededores…

Ficha técnica

Distancia: 9 km
Tardas en llegar: 12 minutos
Población: Horta de Sant Joan
Como llegar:

Ver ruta